Regresando a Machu Picchu y los Desafíos de la Preservación Cultural

«Pocos romances pueden superar el de la ciudadela de granito sobre los escarpados precipicios de Machu Picchu, la corona de la tierra inca.» – Hiram Bingham, Tierra Inca

Cuando Hiram Bingham despejó las enredaderas de la selva y se coronó en la cima, vio algo construido hace mucho tiempo y perdido para el mundo durante años. Aunque hay evidencia de que los indígenas locales conocían el sitio, fue dejado completamente intacto por los conquistadores españoles que trajeron la ruina a la antigua civilización incaica.

El descubrimiento de Bingham en la región de Cusco en el Perú de hoy en día le llevó a creer que había descubierto Vilcabamba, la Ciudad Perdida de los Incas, donde el último de los Incas buscó refugio antes de caer finalmente ante los españoles. Creía que el sitio servía como centro de entrenamiento de mujeres para servir a los reyes incaicos como Pachacuti, ya que creía que la mayoría de los esqueletos que sus excavaciones descubrieron eran de mujeres.

Gene Savoy refutaría más tarde la teoría de que Machu Picchu era Vilcabamba cuando descubrió las ruinas de la ciudad. Bingham también se equivocaría en su idea de que las sirvientas fueron entrenadas en Machu Picchu ya que los exámenes modernos de los restos óseos han encontrado que había casi tantos hombres como mujeres.

Existen muchas teorías sobre el verdadero propósito de Machu Picchu con la teoría más popular de que sirvió como una especie de casa de vacaciones para la realeza incaica, ofreciéndoles un tranquilo retiro del ajetreo de las ciudades. Johan Reinhard, un explorador residente de la National Geographic Society, cree que el lugar era considerado sagrado debido a su ubicación cerca de las montañas de importancia religiosa para la civilización Inca.

La Universidad de Yale y los preciosos artefactos de Machu Picchu

La arqueología de principios del siglo XX era una práctica muy diferente a la que ha evolucionado. Donde la arqueología moderna trata de preservar los artefactos in situ, que es tratar de examinar un artefacto donde se encuentra sin removerlo, Hiram Bingham removió miles de artefactos del sitio, llevándolos con él a la Universidad de Yale donde trabajó como profesor.

La remoción permitió a los investigadores de Yale realizar exámenes extensos, pero creó relaciones tensas con el gobierno peruano. Perú solicitó durante muchos años la devolución de los artefactos, cerámicas, estatuas, joyas y restos humanos. La Universidad de Yale, sin embargo, dudaba, ya que no creía que el gobierno peruano pudiera preservar eficazmente los artefactos.

Las negociaciones continuaron entre Yale y Perú; en septiembre de 2007, Yale aceptó devolver los artefactos. En noviembre de 2012, Yale devolvió el último lote de artefactos, que ahora están en exhibición en La Casa Concha en Cusco.

Machu Picchu, una maravilla del mundo amenazada

Hoy en día, Machu Picchu goza de su estatus de maravilla del mundo moderno, habiendo sido premiado con el título en 2007. El sitio había sido declarado previamente Santuario Histórico Peruano en 1981 y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1983.

Trágicamente, como tantos lugares culturalmente significativos en todo el mundo, Machu Picchu está amenazado.

Es más que los terremotos, los vientos o las inundaciones lo que amenaza a Machu Picchu. Como ha crecido hasta convertirse en la mayor atracción para los turistas en Perú, se ha visto expuesto a influencias humanas negativas. El desarrollo de la zona local – una zona que crece para satisfacer las crecientes demandas del turismo – ha amenazado el futuro del sitio.

Hiram Bingham en Machu Picchu

El gran número de personas que han estado en la antigua maravilla está logrando fácilmente lo que la naturaleza no pudo hacer en los últimos 600 años. Se han tomado medidas drásticas para proteger el sitio, ayudando a alimentar los rumores recurrentes sobre un posible cierre de Machu Picchu. Ahora se ha restringido el número de turistas que pueden visitar el sitio diariamente, se ha establecido una zona de exclusión aérea sobre el lugar y la UNESCO ha sugerido que se tomen medidas para crear una zona de amortiguación entre Machu Picchu y el desarrollo urbano circundante.

Se convierte en una viciosa trampa 22. Queremos ver estos lugares de antigua belleza con nuestros propios ojos e imaginar un mundo antes que el nuestro, pero la mejor manera de que duren para siempre es que nunca los visitemos. Los turistas, sin darse cuenta, erosionan las áreas arqueológicas con sus pies, una verdadera amenaza en el caso de Machu Picchu. Y, mientras que la mayoría de nosotros somos respetuosos con los sitios antiguos, hay algunos que suponen una amenaza deliberada, quitando artefactos de sitios de importancia cultural o incluso vandalizándolos (en Cusco, por ejemplo, y en Egipto).

Si haces el viaje a Machu Picchu o a cualquier otro sitio de importancia cultural, sé consciente de tus acciones. Es fácil quedar embelesado ante la belleza antigua, pero piensa en las generaciones futuras. Al ser conscientes de nuestras acciones como turistas, podemos asegurarnos de que las futuras generaciones puedan experimentar estos lugares como nosotros. Y si tienes la intención de hacer planes para un viaje a este sitio histórico épico, te sugerimos que visites FindLocalTrips.com, un sitio web de comparación de tours con montones de información y todas las diferentes opciones para hacer el viaje de tu vida.